Visitando el Kavanagh

La semana pasada tuve la suerte de poder visitar uno de los edificios más icónicos de Buenos Aires: el Kavanagh.

Este edificio fue inaugurado en Enero de 1936 y se construyó por pedido de la millonaria Corina Kavanagh. La construcción se hizo en el tiempo récord de 14 meses y fue en su momento, la torre más elevada de América Latina.

El edificio tiene 105 departamentos distribuidos en 31 pisos, además de contar con locales en la planta baja y cocheras de cortesía.

Gracias a la invitación que nos hizo Motorola, pude visitar el departamento más emblemático de todo el edificio:  El departamento 14 “A”, que en realidad es un único departamento que ocupa todo el piso.

Este departamento, de 740 metros cuadrados, en su momento perteneció a Corina Kavanagh, dueña de todo el edificio.

Vista 360 (hace click y girá la foto con el mouse)

 

El 14 “A” es el único con vistas a 360 grados abiertas a la ciudad, al Río de la Plata y a plaza San Martín, y cuenta además con dos jardines propios y una terraza. Cuenta con 7 suites, un comedor para doce personas, un living dividido en dos partes, un play room, cocina y baños remodelados.

Vista 360 (hace click y girá la foto con el mouse)

 

Cuenta la leyenda que el Kavanagh se construyó como una venganza por un amor que no pudo ser. Corina Kavanagh era una “nueva rica” que se enamoró de Aarón Anchorena, algo que no fue aprobado por su “distinguida” familia.

La familia Anchorena, dueña del palacio que lleva su nombre (actual Palacio San Martín y Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto) había mandado a construir la Basílica del Santísimo Sacramento, cruzando la plaza San Martín.

Corina, compró el terreno frente a la Basílica y decide construir el edificio de 31 pisos, a manera de venganza, para bloquear la visión entre la mansión de los Anchorena y su iglesia.

Más allá de la leyenda, este edificio fue declarado Patrimonio Mundial de la Arquitectura de la Modernidad por la Unesco y es también Monumento Histórico Nacional.

1 thought on “Visitando el Kavanagh

Déjame tu opinión