¿Cómo funciona un hotel abierto en plena pandemia?

El Four Seasons Hotel en la ciudad de Nueva York es un excelente ejemplo de los cambios que pronto podrían llegar a los hoteles de todo el mundo.

El jueves 2 de abril de 2020, el Four Seasons Hotel reabrió oficialmente sus puertas ya que se ofreció a albergar al personal médico expuesto a COVID-19 de forma gratuita. Muchos del personal médico que trabajan en la ciudad de Nueva York tienen que viajar largas distancias hacia y desde sus casas después de pasar jornadas de hasta 18 horas. Como necesitan un lugar cerca del trabajo donde descansar y recuperarse el Four Seasons Hotel decidió colaborar.

Como consecuencia de esto, han tenido que realizar muchísimas modificaciones en el hotel y en sus servicios. Ahora casi no hay puntos de contacto entre huéspedes y empleados en todo el hotel.

Los check in y check out se realizan virtualmente, sin contacto de persona a persona. Los viajes en ascensor están limitados a un huésped por ascensor. El servicio de habitaciones ha sido descontinuado, y el restaurante, bar y estación de café de cortesía del hotel están cerrados indefinidamente. La nueva opción gastronómica del hotel: comidas preparadas en caja, disponibles en un refrigerador industrial en el lobby.

También se ha reducido considerablemente el contenido de las habitaciones, por lo que hay menos oportunidades de propagación de gérmenes. Para ello se ha quitado el minibar, el exceso de perchas, el exceso de ropa de cama y también se sacaron las almohadas adicionales. 

Procedimientos de limpieza

Al llegar al hotel los huéspedes reciben tres bolsas: una para toallas sucias, una para ropa de cama sucia y otra para basura. Cuando se deben limpiar las toallas y la ropa de cama y cuando se debe retirar la basura, se les pide a los huéspedes que coloquen bolsas cerca de las entradas a sus habitaciones y que se pongan en contacto con el servicio de limpieza, que recoge las bolsas sin entrar en las habitaciones.

La limpieza profunda de las habitaciones se realiza después de que los huéspedes se van. Para esto se deja vacía la habitación durante 24 horas después de que un huésped se retira. Luego, un equipo de limpieza entra con trajes de materiales peligrosos y realiza una limpieza profunda, después de lo cual la habitación se deja vacía durante 24 horas más. 

Los cuidadosos procedimientos de limpieza aseguran que una habitación permanezca vacía durante dos o tres días completos entre los huéspedes.

Otra compañía que también ha ofrecido habitaciones para el personal médico es Hilton. Entre los procedimientos que están llevando a cabo para minimizar el contacto humano se encuentra el uso de la llave digital, que permite a los huéspedes registrarse virtualmente mediante su teléfono.

Una vez registrados, los huéspedes tienen la capacidad de seleccionar su habitación y usar su teléfono como la llave de su habitación, sin tener que interactuar con la recepción. 

Asimismo están trabajando para minimizar el contacto humano en el desayuno, buscando opciones de servicio individual en lugar de buffets y haciendo que un empleado sirva a los huéspedes en los buffets en lugar de permitir que los invitados se ayuden a sí mismos.

En el caso del uso del gimnasio,  para mantener a los huéspedes socialmente distanciados, estamos buscando ofrecerles la oportunidad de inscribirse en un horario específico de gimnasio y explorar opciones de equipos de ejercicio en la habitación.

Quizás la señal más reveladora de los tiempos en el Four Seasons son las dos enfermeras que ahora trabajan en la entrada única del hotel, armadas con termómetros. A todos los que entran se les toma la temperatura, tanto a los empleados como a los invitados. A cualquier persona con fiebre se le niega la entrada.

Comentarios? Quiero saber tu opinión: