Improvisación y control en la industria hotelera

*Blog* Turismo & Hospitalidad

Leyendo esta mañana el diario, me entero que el Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata (EMTUR) hizo un llamado a propietarios y responsables de establecimientos hoteleros habilitados, departamentos y casas de familia, para que comuniquen si tienen disponible alojamiento «en todas las modalidades».

El objeto es cubrir la demanda en lo que resta de la segunda quincena de enero, ya que una avalancha de turistas arribó sin las reservas correspondientes, y ante la falta de disponibilidad de plazas en muchos hoteles, buscan alojar turistas en casas de familia. Se trata de un registro que permitirá abordar rápidamente la demanda de los visitantes, teniendo en cuenta las expectativas y previsiones para esta segunda mitad de enero.

Por un lado, esta es una buena noticia: la temporada esta teniendo un éxito indiscutible.

Pero, como todo, también tiene otra faceta: la demanda supero a la oferta y nadie previo esta posibilidad? Recién ahora, 22 de enero se encuentran con esta noticia y piden alojar a turistas en casas de familia?

Para muchos, este podría ser el comienzo de una actividad económica, rentable si se sabe manejar, que mas tarde tendrá un costado negativo para la industria hotelera. Porque quienes reciban a turistas en sus casas, es indefectible que mas tarde querrán continuar haciendolo, motivados sobre todo, por el beneficio económico que esta actividad implica.

Por que esta actividad tendrá un impacto negativo para la industria hotelera?

Porque estas casas de familia, que no están habilitadas para alojamiento turístico, mas tarde se constituirán en oferta informal que competirá deslealmente con los hoteles, que deben estar habilitados, deben tener empleados registrados formalmente, deben pagar impuestos y cumplir numerosos requisitos de seguridad y salud.

No se podría haber previsto esta posibilidad con anticipación? De esta manera, se podría haber constituido el registro de casas de familia, inspeccionandolas y capacitando a sus propietarios con antelación suficiente. De todas maneras, no se es hotelero solo por alojar excepcionalmente a turistas. Es una profesión que requiere capacitación y entrenamiento, y sobre todo, años de experiencia.

Pasan los años, se acrecienta la importancia del turismo en nuestro país y sin embargo muchas cosas persisten: la improvisación sigue a la orden del día, y el control no se ejerce. O como dicen muchos hoteleros: las cacerías se organizan mas tarde dentro del zoológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *