“Mi mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita"

“Mi mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita» 

*Blog* Beber Comer Lifestyle Revive old post Viajes y Blogtrips

Ir a La Habana y no tomarse un Daiquiri en “El Floridita” es un pecado mortal.

El Floridita abrió sus puertas en 1817 con el nombre de «La piña de plata» y después se llamó «La Florida» hasta convertirse finalmente en «El Floridita».

Es un bar super tradicional, que aun mantiene todo su esplendor, decorado al estilo Regency, bien de los años 50. Se hizo famoso gracias al escritor estadounidense Ernest Hemingway, que era un cliente habitual. Y en «El Floridita» se lo recuerda con una escultura de bronce que lo inmortaliza acodado en la barra. Su frase «Mi mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita»  se popularizó y todavía hoy atrae a turistas de todo el mundo.

En «El Floridita» se sirven 17 tipos distintos de Daiquiri,  incluso, sirven un daiquiri de tomates. Y para no discriminar, también hacen daiquiris sin alcohol para los niños.

Esta semana «El Floridita» cumplió 200 años, y lo celebraron con un gran evento: Evento Internacional de Cantina Rey de Reyes, en el cual sus concursantes compitieron por el título de mejor elaborador de Daiquiri del mundo.

 

El Floridita: Obispo No.557 esq. Monserrate, Habana Vieja, La Habana

 

¿Y donde tomar los mejores mojitos? Sí, como dijo Hemingway, en “La Bodeguita del medio”!

“La Bodeguita del medio” está ubicada en el corazón de la Habana Vieja. Como lo dice su nombre, está en la mitad de la cuadra. Antes de ser un bar y restaurante, este local había sido un pequeño mercado, o “bodega” como le dicen en Cuba. Tradicionalmente las “bodegas” se ubicaban en las esquinas, pero ésta en particular, a diferencia del resto, estaba a mitad de una calle. De ahi surge el nombre de “La Bodeguita del medio”. Cuando pasó a ser restaurante, su dueño decidió conservar el nombre con el que los clientes ya habían bautizado su negocio.

Aparte de los legendarios Mojitos, en “La Bodeguita del medio” se puede probar platos típicamente criollos como frijoles negros, patas de cerdo, yuca con mojo, arroz blanco, chicharrones y  tostones. Siempre lleno, conviene reservar si se va a comer. Si solo vas por los Mojitos, podes llegar en cualquier momento.

Si vas a La Habana, hacele caso a Hemingway y tomá un mojito en La Bodeguita y un Daiquiri en El Floridita. No te vas a arrepentir.

 

La bodeguita del Medio: Empedrado No. 307 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, La Habana.

2 comentarios sobre «“Mi mojito en La Bodeguita, mi Daiquiri en El Floridita» »

  1. En varias librerías grandes/emblemáticas del microcentro porteño, los empleados ya casi no saben quién fue Hemingway. Buscan en el famoso ‘Sistema’, y sólo encuentran ‘El viejo y el mar’, nada más.//// Respecto del daiquiri, E.H. tenía su siempre libre mesa en un ángulo de la barra. Una tarde temprano -como solía- se sentó y el mozo de inmediato le sirvió su ‘primer daiquiri’ . En esa ocasión, fue EL PRIMERO DE 17 DAIQUIRIS esa tarde, que le servían en una copa especial, grande y panzona… podría decirse 1 y medio, en cada una de esas copas. Poquito a poco, sin pausa y sin prisa, se los tomó todos, los 17… Y se fue caminando sin apoyo ni ayuda ninguna. ¡Eso es saber beber, como dicen! Esto lo leí en un cuento breve del mismo Hemingway, no recuerdo cuál. Pero no lo dudo!

    1. Es muy cierto lo que decís, Tulio! Y cuantas cosas se están perdiendo….
      Me encanto la historia del Daiquiri. Heminway hoy en día tiene su estatua justo en la esquina que tenia su mesa, y desde ese rincón mira a todos los clientes en la barra. Y no tengo dudas que se habrá tomado 17 de esos Daiquiris. Los hacen tan bien en La Floridita!
      Gracias por tu aporte! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *